Las nuevas amenazas

Si bien es cierto que nuestro sector ya no puede recibir más malas noticias, pues las recibe. O al menos en forma potencial. El euro que sube, las financiaciones que ni se acercan a lo que deberían, los precios que no bajan tanto como también deberían, el paro que baja poco  y ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *