Lo que no debe hacerse nunca al mostrar un piso para la venta

Lo que hoy os cuento es una anécdota real que le ha ocurrido a alguien de mi entorno cercano. Es de las pocas personas que en este momento tiene el dinero en mano para comprar un piso  y en esa búsqueda se encuentra. Luego de mucho ver e investigar, solo dos pisos, muy buenos ambos, integran su lista.

Uno es nuevo y el otro de segunda mano, este último muy superior al otro. El problema es que al ir a verlo, la dueña del mismo, muy simpática, ha entrado en confianza  y le ha contado sus penas. Al punto que todo ha terminado en un llanto por su reciente divorcio, con detalles incluidos.

Esto ha dado una muy mala impresión a la compradora. El piso es excelente y el precio también. Pues en este momento tiene una duda enorme, ya que piensa que en ese lugar la gente ha sido infeliz, que tal vez le ocurra lo mismo, etc.

No importa lo poco racional del pensamiento. El punto es que se ha trasmitido una sensación que nunca jamás se le puede trasmitir a un comprador.

Imagen: elinformadorinmobiliario.wordpress.com

Visto en: blogpisos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *