Elige bien tu oferta de última hora

Muchas veces los viajes surgen a última hora. Estás en un bar empiezas a hablar con tus amigos que te gustaría ir a X lugar, y da la casualidad de que a tus acompañantes también. Con la charla os dais cuenta que el próximo fin de semana no tenéis ningún evento especial, y os lanzáis a la aventura de iros a ese sitio que tanto os gusta. Pero, ¿dónde alojarse? ¿Habrá sitio? ¿Será muy caro? No te preocupes aquí intentaremos resolver tus dudas.

Las prisas por encontrar algo rápido puede nublarnos la vista. Hay que llevar cuidado con las ofertas de última hora y leer la letra pequeña de cualquier tipo de reserva, ya sea de hotel, de avión o de alquiler de coche. ¡Mil ojos hay que tener con estas cosas! A pesar de contar con poco tiempo, no te quedes con lo primero que veas o cometerás un grave error.

Baraja varias opciones, lee las condiciones tranquilamente y consulta con tus acompañantes las diferentes posibilidades. Una vez hecho un estudio concienzudo sobre todas las ofertas que tenéis es momento de decidirse por una de ellas. ¿Qué debe prevalecer? En primer lugar el precio. Lo recomendable no es quedarse con la más económica, pues puede que al final salga cara. Si solo comprende el alojamiento sin ningún tipo de comida tendrás que hacer todas en un bar por lo que el desembolso puede ser mayor. Será mejor que se opte por una oferta que disponga de comida o cena. Pagarás más, pero será un precio cerrado y ya no tendrás que preocuparte por encontrar un sitio donde poder comer.

De igual forma habrá algunos que tendrán su propia cocina donde podréis elaborar vuestros platos. Esta opción también es muy recomendable para aquellos que no tengan problemas a la hora de ponerse a cocinar. Puede que encontrar un hotel con estas características suponga una inversión mayor, pero si piensas que no vas a tener que comer fuera en toda la estancia, al final será más económico.

Hay que tener mucho cuidado con las ofertas de última hora y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades, sin quedarnos sólo con la más barata.