Viajar por Europa estilo “low-cost”

Viajar no es nada barato y es algo que nos gusta a todo (o eso imaginamos). En los últimos años se ha abierto paso es nuestra vida el término “low-cost” que angloba el hecho de viajar gastándonos el menor precio posible.

Y si, aunque parezca un mito de internet, es posible. Hoy desde ofertasyviajes.net te traemos consejos para que puedas viajar por Europa gastando lo menos posible.

3. El transporte

Junto a la búsqueda de un hotel, elegir la forma en la que ir a nuestro destino es muy importante y normalmente peliaguda. Aunque puedes optar por ir en autobus a unos precios mucho más económicos, pero no vamos a mentir, hacer un viaje por ejemplo Barcelona-Berlín en autobus es una locura.

Otra opción que tienes es el viaje en tren. Comprándolo con un mínimo de siete días de antelación encontrarás grandes rebajas de precio. Y aunque viajar en tren por Europa tiene hasta un toque romántico (a lo mejor conocer al amor de tu vida en el viaje), también puede resultar una opción un poco lenta.

Así llegamos al todopoderoso avión, la opción más rápida y cómoda de todas. A ahora llegamos al delicado tema de las compañías low-cost. ¿Es posible viajar más barato? Rotundamente sí, pero debes seguir una clase de consejos para ahorrar.

Lo más importante es que compres tus billetes con dos o tres meses de antelación. Todos hemos oído alguna vez esa historia de alguien que viajó a Londres un fin de semana por sólo 5 euros, pero como eso no está nada claro, mejor prevenir que curar.

Los vuelos de primera hora de la mañana y última noche siempre son los más baratos por tener menos demanda. Esto casi que es positivo, así podrás aprovechar mucho mejor tu visita.

A la hora de comprar el billete, ten en cuenta que es más barato viajar los martes, miércoles y jueves. Y si evitas los finales y comienzos de mes, mejor que mejor.

Por último te decimos que lo mejor es evitar páginas que comparan vuelos, porque se llevan una comisión y utilizar Skypicker. Visítala y verás lo útil que resulta esta página.

2. El alojamiento

15746609537_9cd8879834_z

Fuente: Dejan H.

La otra parte más difícil de viajar. Seguro que no estás dispuesto a gastarte una cantidad desorbitada en un lugar en el que sólo vas a parar a dormir.

Por ello lo mejor es que busques albergues y hoteles modestos que sin descuidar las necesidades básicas te ofrecen un alojamiento por un precio muy razonable.

Si de verdad no quieres gastarte nada, puedes arriesgarte y hacer “couchsufing”. Desde la página web del mismo nombre podrás buscar alguien que te deje quedarte en su casa para poder conocer gente nueva y vivir nuevas experiencias. No vamos a mentir, es un poco una locura, pero ¿Y por qué no?

3. La comida

Por último llegamos a la alimentación. Si estamos viajando al estilo “low-cost” no creo que vayas a quedarte muchos días en tu destino, por lo que si por unos días descuidas la comida no pasa nada.

Siempre te quedarán los restaurantes de comida basura para salir del paso, pero muchas veces los supermercados te dan opciones de comida preparada que te sacarán del apuro. Por ejemplo en Inglaterra, sus supermercados tienen un programa llamado “meal deal”. Por tres libras podrás llevarte una bebida, una fruta o un aperitivo y un plato de comida preparada (desde abultados bocadillos a platos de pasta). Eso si que es ahorrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *