Londres, Patrimonio de la Humanidad

Londres es una de esas ciudades infinitas, profundas, multifacéticas. Metafóricamente hablando, pero no sólo; Londres es físicamente tan grande que parece infinita, y acumula siglos y siglos de historia.

Aunque sabemos que normalmente lo mejor de viajar a un sitio son los pequeños rincones desconocidos e inesperados, existen ciertos sitios que debemos conocer sí o sí. Hemos decidido presentaros los cuatro enclaves que la Unesco ha destacado de Londres.

Cada uno de estos enclaves tienen mucho que ver, y no es que estén precisamente al lado unos de otros, así que visitar estos cuatro puntos nos llevará varios días. Por lo tanto, conviene buscarse un alojamiento en el centro de Londres. Además de hoteles y bed & breakfast, puedes encontrar una gran oferta de apartamentos en Londres. Un apartamento es una opción asequible para parejas o grupos pequeños.

Empezaremos por la Torre de Londres, cuyo verdadero nombre es Palacio Real y Fortaleza de su Majestad. En la lista de la Unesco desde 1988, se sitúa en la ribera norte del río, junto a la City. Construido en 1078 por Guillermo el Conquistador y ampliado posteriormente, ha jugado varios papeles importantes en la historia inglesa.

Tres recintos, siendo el interior la llamada Torre Blanca (el castillo normando original), una capilla rellena de ajusticiados ilustres y 19 torres más aguardan al turista que busca estructuras medievales repletas de truculentas leyendas, las joyas de la corona o sus Beefeaters, los guardias comedores de buey que han dado nombre a la conocida marca de ginebra.

El Real Jardín Botánico de Kew es lugar destacado por la Unesco desde 2003, ubicado en el sudoeste de Londres y construido en el siglo XVIII. Son una serie de jardines, invernaderos y pequeñas construcciones que han servido como ejemplo para muchos jardines botánicos posteriores: destacan la Pagoda China, la Casa Holandesa, el Palacio de Kew, la Casa Templada, la Casa de los Nenúfares, la Naranjería, la Casa de la Palmera…

El complejo del Palacio y Abadía de Westminster y la iglesia de Santa Margarita constituyen el tercer sitio londinense de la Unesco, aunque fue el primero en recibir esa denominación, en 1987. Se encuentra junto al río, al sur de la City, y no muy lejos de Victoria Station.

La abadía fue construida por Eduardo el Confesor, el último rey sajón de Inglaterra, pero poco queda de sus orígenes prerrománicos, siendo principalmente gótica. Es la iglesia más famosa del reino por acoger las coronaciones inglesas, es también el lugar de reposo eterno de parte de la realeza y de muchos notables del país, como Chaucer, Newton Dickens o Darwin.

El palacio acoge el Parlamento británico. Es el edificio neogótico por excelencia, cuenta con más de mil habitaciones y tiene por reloj el famoso Big Ben. Sus torres, jardines y estancias encierran cientos de ceremonias y pequeñas historias que encandilan al visitante.

Foto: Londres.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *